Conoce al videógrafo Víctor Marfil

videografo camara

Lo que distingue a un simple montaje de video de uno realizado por un buen videógrafo no es simplemente la forma de grabarlo o montarlo: es saber transmitir las sensaciones, emociones y el mensaje que el cliente tiene en su cabeza.

Por ello, es muy importante encontrar un profesional que sepa entender y captar las  intenciones comunicativas de un cliente. Podrá percibir una idea y transformarla en una obra audiovisual, saber darle esa “vuelta de tuerca” para que todo encaje, o incluso sacar ideas nuevas.

Esto es lo que encontrarás, si decides contratar mis servicios. Me llamo Víctor Marfil, soy videógrafo y cabeza visible de este proyecto. He conseguido convertir mi pasión en mi trabajo y creo que eso se nota en cada uno de mis vídeos.

Aunque la sede de mi estudio se encuentre en Madrid, no tengo ningún problema tanto en desplazarse en España como en viajar al extranjero, siempre y cuando tales viajes se planifiquen con tiempo.

Si echas un vistazo a la web, encontrarás diferentes tipos de vídeos. Normalmente suelen ser proyectos semi-abiertos; ¿qué quiero decir con ello? Suelen ser trabajos en los que el cliente sabe qué quiere transmitir pero no sabe cómo hacerlo. Es ahí empieza mi trabajo como videógrafo, puliendo y dando forma a la primera idea, como si de una masa de arcilla se tratase, hasta convertirla en una “escultura” capaz de dejarte absortos, contemplándola.

Vemos así dónde se encuentra mi trabajo. Los materiales y las ideas ya las tenemos: les damos las formas, perfeccionamos los detalles, al igual que los escultores saben convertir una simple piedra en una escultura que parece que va a echar a andar en cualquier momento.

La obra final, igual que la idea, son únicas y personales. Cada cliente o empresa querrá provocar algo diferente con su producto final; cada proyecto será diferente y por tanto cada  resultado reflejará eso. Puedo asegurar a ciencia cierta (y no hay más que cotillear un poco mis trabajos anteriores) que no hay un trabajo igual que otro.

¿Y no es eso lo que buscamos al final en cada producto? En una sociedad en la que nos visten grandes fábricas a todos por igual y que nos regimos por los mismos estándares, buscamos lo personal, lo que nos identifique, buscamos que se vea más allá de la forma y sobre todo buscamos hacer sentir emociones a un público cada vez más acostumbrado a los estímulos audiovisuales, un público que cada vez se encuentra más anestesiado.

Cada cliente quiere ser el que haga palpitar a los consumidores en sus asientos, reflexionar, sentir una punzada en el estómago. Con mis vídeos corporativos intento conseguir todo eso. Y es que no solamente basta la técnica, hay que conseguir darle alma a un trabajo.

¿Y dónde encuentro a mis musas? La clave está en nunca dejar de aprender, sobre todo si se trata más de una pasión que del trabajo. Por ello verás que mis trabajos están inspirados en videos de grandes artistas, no solamente europeos sino mundiales.

Está claro que en el siglo XXI las tendencias audiovisuales van cambiando, evolucionando, renovándose a ritmos vertiginosos y hay que estar actualizando constantemente.

Y en cuanto a la forma que tengo de trabajar, ¿qué puedo decir? Podrás encontrar trabajos para eventos de diferentes clases: corporativos, presentaciones de productos, reportajes de actos, videoclips, proyectos de videoarte, cortometrajes o entrevistas individuales.

Todo ello con la posibilidad de complementar el trabajo con un reportaje fotográfico de interior, exterior o incluso en estudio. Solamente tendrás que preguntar por las diferentes opciones.

Todo un elenco de diferentes tipos de videos a los que estamos acostumbrados. Dicen que la práctica es la madre de la ciencia, y en este caso no vale lo mismo contratar a un videógrafo que haya hecho entrevistas solamente, que a un profesional que cubra cualquier evento.

Además no es extraño que cuente con asistentes. Normalmente suelo trabajar con un equipo de más de diez profesionales especializados en diferentes sectores para cubrir eventos mucho más grandes y tener resultados excelentes.

¿El secreto cuál es? Una pasión por el trabajo bien hecho, la dedicación plena, la creatividad y la experiencia. La mezcla de todos estos ingredientes intento que se vea reflejada en cada uno de mis vídeos. Pero, como siempre se dice, “una imagen vale más que mil palabras”: lo mejor que puedes hacer es echarle un vistazo a mi web y sacar conclusiones.